Portada Directorio Buscador Álbum Redacción Correo
La insignia
21 de marzo del 2003


Perú

Discriminación en los colegios


Wilfredo Ardito Vega
Ideele. Perú, marzo del 2003.

Edición para Internet: La Insignia


Los alumnos del colegio nacional Mariano Melgar, el más importante de Ayaviri, en Puno, se dividen en dos categorías: si sus padres son profesionales o "vecinos conocidos" de la capital de provincia, podrán ingresar a las secciones A, B o C y tendrán a los mejores profesores del plantel. Si, en cambio, son hijos de campesinos pasarán a las demás secciones o estudiarán por la tarde; en ambos casos, les tocarán profesores sin título y sin especialidad.

Hace poco, un alumno cuyos padres eran campesinos postuló para alcalde escolar, pero una serie de trabas de la propia dirección del colegio logró bloquear su candidatura. Los alcaldes escolares de Ayaviri siempre son hijos de vecinos de la ciudad.

Estos datos demuestran que el racismo no es sólo propio de algunas discotecas o clubes limeños. La discriminación atraviesa en sus diversas formas muchos otros espacios de nuestra sociedad. Los colegios pueden a veces ser el lugar donde esta experiencia es más cruel.

Entre las víctimas más frecuentes de discriminación están las adolescentes que se encuentran embarazadas, quienes son forzadas a retirarse del colegio para que no sean un "mal ejemplo" para sus compañeras. En ocasiones son los padres de éstas quienes insisten en que la alumna embarazada sea expulsada. Como consecuencia, se atenta contra el derecho de educación de la alumna y se pone en peligro el futuro del niño. En muchas zonas rurales es bastante normal que una muchacha de quince o dieciséis años forme su propia familia. De esta forma, jóvenes que cultural y biológicamente pueden ser madres, son sancionadas porque la maternidad no corresponde a la concepción occidental de "edad escolar" (y las mismas autoridades educativas que expulsaron a estas alumnas pueden paralizar las labores escolares para celebrar el Día de la Madre).

La expulsión de las alumnas se encuentra específicamente condenada por el Código del Niño y del Adolescente (artículo 14), pero muchos directores de colegios y profesores parecen no haber revisado este documento. En estos casos, la víctima y su familia se abstienen de denunciar los hechos, porque creen que está permitido por la ley.

De igual forma, los campesinos puneños tampoco denuncian al Colegio Mariano Melgar. La selección abiertamente discriminatoria en colegios nacionales es frecuente también en otros lugares del Perú. Existen colegios para los vecinos de las "buenas familias" y colegios para los más pobres. "Siempre ha sido así", se justifican algunas autoridades de Ayaviri.

En Lima, por otra parte, sí existe un creciente rechazo a un requisito discriminatorio solicitado por diversos colegios, especialmente religiosos, como es la partida de matrimonio de los padres. Negar a un niño el ingreso al colegio porque sus padres no están casados carece de sentido, aun desde una perspectiva religiosa. Nadie discute el derecho de los integrantes de una religión de procurar que sus hijos reciban una educación conforme a sus valores, pero el estado civil no garantiza la religiosidad o moralidad de los padres de familia ni las del propio alumno. Sería más coherente solicitar referencias de la parroquia o la entidad religiosa a la cual la familia pertenece.

El Ministerio de Educación haría mucho bien en dictar una directiva recordando a los directores de colegio que todas las formas de discriminación están prohibidas… y los propios profesores deberían revisar sus actitudes. En varias ocasiones ellos mismos transmiten mensajes racistas, machistas o intolerantes hacia los homosexuales. Muchas veces el entorno escolar puede ser muy cruel con un niño discapacitado, sin que los profesores crean que es su obligación intervenir. Dentro de pocas semanas, millones de escolares regresarán al colegio. ¿Recibirán la formación necesaria para ser mejores peruanos? ¿O aprenderán de sus profesores a ser más racistas e intolerantes?

Para la Mesa contra la Discriminación de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, es fundamental que estos casos terminen. El próximo 21 de marzo se celebra el Día Mundial contra la Discriminación Racial. Ese día, en la sede de la Coordinadora, se reflexionará sobre diferentes casos de discriminación que ocurren en nuestra sociedad. Se escuchará el testimonio de dos discapacitados, para quienes movilizarse cotidianamente es un serio problema, dada la insensibilidad de muchos conductores. Se conocerá el caso de un joven expulsado de un gimnasio por haber admitido en televisión que es homosexual (posteriormente fue readmitido). Se entregará un premio a la institución más discriminadora del Perú, elegida el año pasado… La Policía Nacional es la que luce tan triste galardón. Finalmente, se hará un reconocimiento a la empresa Bembos por su publicidad, que muestra la diversidad étnica y racial del Perú.

De todos depende construir una sociedad más tolerante y abierta.



Portada | Iberoamérica | Internacional | Derechos Humanos | Cultura | Ecología | Economía | Sociedad Ciencia y tecnología | Diálogos | Especiales | Álbum | Cartas | Directorio | Redacción